Asociación Española de Naprotecnología

Cuidamos tu salud, cuidamos tu fertilidad


Somos una Asociación sin ánimo de lucro que defendemos y cuidamos el verdadero significado del amor humano, arraigado en el ser de la persona, varón y mujer. 

Ofrecemos el modelo Creighton y el programa “FertilityCare” como parte de una atención integral a la mujer, el matrimonio y la familia, pues consideramos que la fertilidad es un valor, y está en la función de toda la persona. 

En Naprotec estamos a tu servicio, para ayudarte a comprender tu fertilidad y tus ciclos, a través de la observación y el registro de marcadores biológicos que son esenciales para entender la salud de la mujer, así como su fertilidad. En esto consiste el modelo Creighton.

Si deseas colaborar puedes hacer tu donativo aquí

prev next

PASO 1

matrimoniodecontactopng

Solicita un tiempo para realizar una llamada informativa a un matrimonio que ha pasado por la experiencia  y podrá ayudarte en todos los pasos.


PASO 2

monitoradecreightonpng
Iniciarás el aprendizaje del ciclo fértil mediante el modelo Creighton con la ayuda de la monitora que se te asignará después de la llamada informativa.

PASO 3

doctoradenapropng
Contactarás con una de las Doctoras especialistas en Naprotecnología para preparar la primera visita donde deberás aportar dos gráficas de tu ciclo.




La elección de los ritmos naturales comporta la aceptación del tiempo de la persona, es decir de la mujer, y con esto la aceptación también del diálogo, del respeto recíproco, de la responsabilidad común, del dominio de sí mismo. Aceptar el tiempo y el diálogo significa reconocer el carácter espiritual y a la vez corporal de la comunión conyugal, como también vivir el amor personal en su exigencia de fidelidad. En este contexto la pareja experimenta que la comunión conyugal es enriquecida por aquellos valores de ternura y afectividad, que constituyen el alma profunda de la sexualidad humana, incluso en su dimensión física. De este modo la sexualidad es respetada y promovida en su dimensión verdadera y plenamente humana, no usada en cambio como un objeto” (Familiaris Consortio Nº32).