Qué es el modelo Creighton

Después de 30 años de increíble investigación, los misterios del ciclo menstrual y de fertilidad han sido revelados a través del  modelo Creighton y la ciencia de la salud de la mujer llamada Naprotecnología. Ahora, las mujeres pueden conocer sus ciclos y utilizar esta información para el mantenimiento de su salud, y las parejas pueden usar este conocimiento para planificar su familia y construir su futuro como pareja.

El modelo Creighton se basa en la observación estandarizada y el registro gráfico de marcadores biológicos que son esenciales para la salud y fertilidad de la mujer. Estos biomarcadores le indican a la pareja cuando se encuentran naturalmente fértiles e infértiles, permitiendo a la pareja utilizar el sistema ya sea para evitar o lograr un embarazo. Estos biomarcadores también indican anomalías en la salud de la mujer.

El modelo Creighton es una modificación estandarizada del modelo Billings. Está fundamentado en una sólida investigación científica, en un sistema integrado de educación, diseñado para asegurar la más alta calidad de  enseñanza para las parejas, y en el servicio a las familias. 

La investigación que guió al desarrollo del modelo Creighton se inició en 1976 y el sistema fue descrito por primera vez en 1980. La investigación de este modelo ha continuado hasta la actualidad y posee una metodología científica y un extraordinario nivel de validación.

En el modelo Creighton, la fertilidad es vista como parte  de la salud y no como una enfermedad. Es un sistema que no es anticonceptivo, es un verdadero sistema de planificación familiar. Este se puede utilizar de dos maneras, para conseguir o evitar un embarazo. Estos principios hacen al sistema diferente de la anticoncepción, artificial o natural, y es natural porque respeta la naturaleza del acto conyugal y la naturaleza del ciclo fértil femenino.

El modelo Creighton se basa en el conocimiento de la pareja y el entendimiento de sus fases naturales de fertilidad e infertilidad. A través de este conocimiento, la pareja puede tomar la decisión (opción) a cerca de lograr o evitar un embarazo. Este sistema provee la información de las dimensiones completas de la habilidad de procreación. Adicionalmente, provee a la mujer del beneficio de ser capaz de monitorizar y mantener su salud ginecológica y de procreación durante toda su vida fértil, hasta la menopausia. Este es, verdaderamente, el único sistema de planificación familiar que une la planificación familiar con la salud ginecológica y de procreación. Los monitores profesionales del  método Creighton están entrenados conjuntamente con médicos especialistas específicamente formados para incorporar el  modelo Creighton en sus prácticas médicas.